Cultura Empresarial

Published on October 24th, 2017 | by Juan Pablo Zapata Hernández

Los claroscuros del éxito de MacDonald’s

A pesar de la tendencia hacia los alimentos orgánicos y las críticas por daños a la salud y aumento de la obesidad, MacDonald’s atiende a unos 68 millones de clientes al día en más de 110 países.

Una de las frases más conocidas y usadas en el mundo de los negocios es “al cliente lo que pida” pero, ¿qué tan cierta será? Se afirma que una empresa sólo llega al éxito gracias a la gente que usa y/o consume los servicios o bienes que ofrece, es de suponer entonces que una de las mayores empresas trasnacionales, McDonald’s, se ha regido por la frase desde siempre para convertirse en el indiscutible rey de la comida rápida, con un valor en el mercado de más de 97 mil 723 millones de dólares.

Mucho antes de atender a unos 68 millones de clientes al día, distribuidos en más de 110 países, en el año de 1940, Dick y Mac McDonald crearon McDonalds Famous Barbecue, un pintoresco restaurante que, con su propio estilo, se especializaba sobretodo en la tradicional barbacoa americana. Luego de unos productivos años, y al ver que sus hamburguesas eran las estrellas en ventas, decidieron cerrar momentáneamente sus puertas con el objetivo de crear un sistema de producción moderno y revolucionario. Este sistema pronto se convirtió en un éxito sin precedentes, impulsando mucho más a la empresa, que cambió su nombre a McDonalds Famous Hamburgers, para después, bajo la nueva administración de Ray Kroc, adoptar McDonald’s como su nombre definitivo.

Hay una historia de claroscuros en la forma en la cual Ray se convirtió en la cabeza de las franquicias, con una perseverancia admirable, pero también con situaciones rayando en la traición que pueden ser una gran lección para los emprendedores; les recomiendo el documental “Hambre de poder” en Netflix pues sin duda resulta fascinante conocer más de cerca cómo, entre obstáculos y diferencias, se convirtieron en gigantes.

¿Habrá sido la famosa frase de “Al cliente lo que pida” la razón del éxito arrollador de los arcos dorados de McDonald’s? Todo parece indicar que sí, cuando vemos los cambios e innovaciones que se fueron presentando en el restaurante a lo largo de las décadas, comenzando por introducir el montaje casi automatizado de las hamburguesas para su rápida preparación; el actual modelo de restaurantes de comida rápida con más facilidades para el cliente; o la introducción de sus productos más representativos, como la Big Mac, los McNuggets de pollo, y Happy Meal, mejor conocida como Cajita Feliz en los países de habla hispana. Todas estas, innovaciones y mejoras, implementadas para consentir al cliente, darle lo que pide. Pero también existe la frase “Ten cuidado con lo que pides”, y es que cuando las masas claman por más y más malteadas, hamburguesas más grandes, con más queso, y nuggets, la empresa responde con más y más productos.

Dentro de los claroscuros del éxito, el masivo crecimiento de McDonald’s y su comida rápida trajo consigo un exponencial aumento en los problemas de salud y de obesidad en los países donde reina esta cadena. Los altos contenidos de grasa y azúcares en los deliciosos productos fueron señalados como los culpables del aumento en la talla de la población de Estados Unidos, y fue por ello que hubo un gran revuelo mediático en contra de la comida de McDonald’s, llegando incluso a producirse un documental donde se demuestra qué puede pasar si una persona solo consumiera comida rápida de este establecimiento durante un mes.

Aun a pesar de los consejos de su familia, de doctores especializados y nutriólogos, etc, el protagonista del documental, Morgan Spurlock, sigue la dieta hipercalórica que McDonald’s le ofrecía, durante un periodo de 30 días. Ingiriendo más de 5000 calorías al día, y provocando daños irreparables a su hígado y riñones; se demuestra lo que otros estudiosos sugerían, al comparar la comida chatarra con las drogas, por su tendencia a convertirse adicción para quienes las consumen.

La depresión sufrida por el protagonista a causa de la comida es un claro ejemplo de qué tan adictivos pueden ser los alimentos chatarra, causando deseos intensos, y cambiando el comportamiento de la persona para conseguir las deliciosas calorías. Los riesgos se suman y se suman, incluyendo de ataques al corazón. Por si fuera poco, el tema de la salud no fue el único embrollo en el que McDonald’s se ha visto, ya que también salieron a la luz controversias acerca de las condiciones de trabajo que les ofrecía a sus empleados, con muchas denuncias y quejas alegando un ambiente hostil y exageradamente controlado.

Todo parece indicar que estos pequeños sucesos históricos en los archivos de McDonald’s tienen algo de origen en nuestra frase; incluso mostrando la tendencia y talento que tiene la más importante cadena de comida rápida en el mundo, para adaptarse y sobrevivir. En medio de toda controversia, ha implementado, más y más productos en su menú para consentir a los clientes y críticos que tachan a la empresa de ser la madre de los males de América; por ejemplo, la introducción de ensaladas, frutas, así como opciones dietéticas para los alimentos que ya se consumen ahí, también toda con la información nutrimental a la vista, para demostrarle a los clientes que obtienen exactamente lo que piden.

Es este constante crecimiento que los ha orillado a llevar más productos saludables al menú de McDonalds, y a su vez, les ha permitido mantenerse a flote en medio de este titánico y despiadado mercado, en el que un paso en falso te puede hacer caer en la quiebra, en el que no hacerle caso al cliente, puede marcar la diferencia entre ir a la cima, o caer hasta lo más bajo…


About the Author



Back to Top ↑