Análisis Político no image

Published on October 1st, 2012 | by Rebeca Rodriguez Minor

0

Los bloques económicos en el siglo XXI

En la era global en la cual vivimos, las naciones luchan por obtener o mantener el poder y liderazgo frente a los demás países. En un afán por lograrlo y al predominar el sistema neoliberal en este contexto internacional de globalización creciente, cada día se generan nuevas estrategias para mantener la competitividad empresarial, la vanguardia tecnológica y por supuesto, la integración, ya sea de manera bilateral o multilateral; regional o extra-regional; económica, social y hasta políticamente, a fin de que les permita impulsar su desarrollo conjunto, su fuerza y su competitividad hacia el exterior, dependiendo del tipo de integración que se concilie.

En el ámbito específico de las estrategias de integración regional, el mundo ha experimentado negociaciones de gran relevancia, desde hace más de cuatro décadas. Ejemplo de esto fueron los orígenes de la Unión Europea, en los años cincuenta, o los primeros intentos latinoamericanos por incentivar la integración económica en la región, como lo fue la fundación del Mercado Común Centroamericano en 1960 o la creación de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio, hoy Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en el mismo año.

Después de un periodo prolongado de fracasos en los primeros intentos integracionistas, a fines de los años ochenta el mundo comenzó a aprovechar la evolución de la globalización en el contexto internacional, para reimpulsar las tendencias regionalistas, con una perspectiva innovadora de desarrollo (países subdesarrollados) o de reforzamiento del poder en la arena global (países industrializados).

Por un lado, se iniciaron formalmente las negociaciones de lo que hoy conocemos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1991, entre Canadá, Estados Unidos y México. Por otro lado, en 1992 se formalizó la  creación de la hoy llamada Unión Europea. Coincidentemente, las negociaciones para la creación de lo que hoy conocemos como el MERCOSUR en Sudamérica, iniciaron en 1991, teniendo a Brasil y Argentina como sus grandes precursores y, sin quedar atrás, el Sudeste Asiático, representado por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), conjuntaba sus esfuerzos para lograr, por primera vez, la conformación del Acuerdo de Libre Comercio de Asia (AFTA, por sus siglas en inglés), en 1992.

El surgimiento de estos bloques económicos regionales, donde imperaba la cercanía geográfica, permitió a las naciones definir sus estrategias de desarrollo, en base a las alianzas pactadas y posteriormente, determinaron la pauta de las negociaciones bilaterales en el mundo; mismas que hasta el momento se siguen conformando. El siguiente mapa nos muestra las perspectivas a futuro de la estructura mundial, de acuerdo a las negociaciones que se sostienen actualmente.

Mapamundi

TLCAN

Área de Libre Comercio Euro-Mediterránea

Asia – Pacífico (ASEAN – SAFTA, etc.)

Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR)

Comunidad Económica Africana (CEA)

 

Fuente: Elaboración propia basada en Crawford; 2005. Crawford, Jo-Ann y Fiorentino, Robert. (2005),

The Changing Landscape of Regional Trade Agreements, Organización Mundial de Comercio, Suiza.

Aun cuando en la actualidad la gran mayoría de los acuerdos preferenciales se firman bilateralmente, las alianzas estratégicas dentro de los bloques regionales originales se siguen dando. Una característica positiva de los nuevos acuerdos preferenciales entre naciones (aún en negociaciones entre centro y periferia), es que van más allá de los lineamientos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pues se incluyen aspectos como la inversión, competencia, propiedad intelectual, medio ambiente, empleo, entre otros.

Podemos concluir que el mundo se ha ido estructurando en bloques regionales muy interesantes, donde se destacan Regionalismos Profundos como el de la Unión Europea, o Regionalismos Abiertos como el de APEC, donde no existen tratados que comprometan a las economías. Asimismo, observamos cómo al haberse agotado ya las integraciones de tipo geográfico, hoy en día la gran proliferación de negociaciones entre países, se centra en acuerdos de tipo bilateral, pues aquellos bloques regionales que se pactaron a nivel multilateral (llámese Unión Europea, TLCAN, ASEAN, MERCOSUR) ya determinaron la nueva estructura geoestratégica mundial.

 


About the Author

*Rebeca Rodríguez Minor. Maestría en Relaciones Internacionales en la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos). Doctorado en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Co-autora del libro La reconstrucción de la política exterior de México: principios, ámbitos y acciones, de Jorge Navarrete (coord.) y editado por la UNAM en el 2006. Profesora Investigadora de la Universidad Anáhuac.



Comments are closed.

Back to Top ↑