valtrex advantages

Sunday , 21 December 2014

Creación del conocimiento: ventaja competitiva

Podemos decir que la mente visionaria representa el poder de transformación de lo ideal a lo real. Los sueños que recorren nuestra mente al momento del descanso, se proyectarán hacia los pensamientos que vendrán a nuestro cerebro en forma de ideas cuando nos encontremos despiertos. Así, la visión es el resultado de un proceso creativo, que nos permite observar la realidad presente al mismo tiempo que imaginamos de qué manera podrá ser el futuro.

_conocimiento

Ejemplo de empresas japonesas

Siempre hemos escuchado hablar que las empresas japonesas  se encuentran a la vanguardia en la innovación de la tecnología, expandiendo sus mercados en el sector automotriz, robots, electrónicos y en general  lo relativo a innovaciones tecnológicas, ¿Cuál es el secreto de su éxito? Para las empresas japonesas el conocimiento organizacional sistemático  y continuo en la innovación,  ha sido su  éxito para salir de sus diversas crisis y emerger a una economía  de clase mundial.

Según Nonaka y Takeuchi en “La organización creadora de conocimiento”, donde llevaron  a cabo una investigación en  empresas niponas como Honda, Canon, NEC, Nissan entre otras,  señalan que dichas organizaciones convierten el conocimiento tácito generado por experiencias, habilidades y talentos  a conocimiento explícito por manuales, procedimientos y sistematización de los mismos.  Se señalan cinco aspectos fundamentales para crear innovación:   1) Compartir conocimiento; 2) Crear un modelo mental, con premisas fundamentales y redundancia; 3) Justificar conceptos;  4) Crear modelo o prototipo y; 5) Expandir el conocimiento.

Desde luego la información es la piedra angular de estas organizaciones, en donde se eliminan la estructura jerárquica tradicional de arriba hacia abajo, sino de centro-arriba-abajo por jóvenes ingenieros que tienen cierta autonomía, confianza y están comprometidos por la empresa en la innovación, reducción de costos y servicio al cliente.

Antecedentes

Ya varios economistas como Alvin Tofler en su libro “La tercera ola” y  Peter Drucker “La sociedad del conocimiento” habían augurado que estamos y estaremos  viviendo la era de la información y conocimiento; señalan que ni el capital de trabajo, ni los recursos naturales, ni el factor trabajo se presentan como recurso clave, sino el conocimiento.

[r1] No pueden resolverse los problemas de negocios de la eEra de la iInformación, o ganar ventajas competitivas simplemente agregando personas o información. Tampoco pueden resolverse problemas de conocimiento con aproximaciones provenientes de un enfoque tomado de la economía orientada al producto. Estas soluciones serían reactivas e inapropiadas. Es por esto que se hace necesario definir de una manera clara, rigurosa y ampliamente aceptada las características fundamentales del conocimiento en un entorno informatizado.

¿Por qué aplicar estrategias de administración del conocimiento?

Para ser útiles a sus clientes y mantener su competitividad, las compañías deben: Reducir sus ciclos de tiempo, operar con insumos mínimos fijos, acortar el tiempo de desarrollo del producto, mejorar su servicio de atención al cliente y con sus empleados, innovar y generar productos de alta calidad, ampliar su flexibilidad y adaptación, capturar información, crear tecnología, compartir y aprender, como dicen las empresas de multiniveles: hacer extensiva la capacitación para capacitar. Este conocimiento debe ser continuo, estar actualizado, y ser accesible para todos los empleados y grupos de la organización.

Caso de México

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la mayor parte de las empresas en México recaen en las categorías de micro, pequeña o mediana, aportando el mayor número de establecimientos y personal ocupado en el país. Muchas de ellas subsisten solo en el corto plazo (en su mayoría de tamaño pequeño y mediano), debido a factores relevantes en su gestión que inhiben competitividad, tales como la estrategia y la innovación tecnológica, la falta de cumplimiento de obligaciones fiscales, falta de un gobierno corporativo, solo por mencionar algunos.

En la actualidad, ser competitivo es vital para toda organización, en especial para las PyMES, cuyos retos más importantes son el cambio tecnológico y la globalización de los mercados. Para incrementar su competitividad, están obligadas a adecuar sus estrategias, tecnología, productos y su actitud ante un entorno cada vez más dinámico y complejo. La mirada de corto plazo los tiene atrapados; apuestan por los resultados inmediatos, deseando, casi  imponiendo, que los efectos de las decisiones se realicen rápido, porque eso les indica al instante si lo están haciendo bien. La mayoría persiste en su actitud conservadora, manteniéndose a la espera de conocer el resultado de las estrategias aplicadas por sus competidores, antes de decidirse a introducir cambios en su gestión.

Así las cosas, el principal requisito para que ocurra un cambio significativo en las PyMES es que sus propietarios tengan la determinación de reinventarse y modificar sus actitudes, ya que el éxito y la supervivencia dependerán, en gran medida, de su capacidad de imaginar creando una nueva visión que les permita replantear su pensamiento y actitud estratégicos y de esa manera obtener ventajas competitivas. Como dijo Albert Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

La continua exigencia para la expansión de los negocios, así como obtener mayor rentabilidad y eficiencia, impulsa a adoptar tecnologías innovadoras; es decir, al uso de tecnologías albergadas por ejemplo, ahora en lo que se denomina “la nube”. Estas[r2]   herramientas y servicios son una opción para la simplificación de las operaciones y así permitir a los directores generales enfocarse en el negocio y no en los problemas de infraestructura.

Imaginen el potencial que ofrece poner al alcance de las organizaciones, cientos de posibilidades de herramientas, sin importar el lugar en donde estén. Éste, sin duda, es un disparador para la creatividad e innovación de las empresas, pues al lograr que los recursos de las Tecnologías de Información (TI) estén disponibles a un costo razonable, será posible ofrecer una plataforma de colaboración, sustentabilidad y diferenciación de los negocios; además, permite que las organizaciones se enfoquen en lo que realmente agrega valor y no en hacer malabares para sólo sobrevivir en un ambiente cada vez más competitivo.


 [r1]Sería bueno cambiar la redacción para que no se repita tanto la misma palabra.

Juan Antonio Palacios (24 Posts)

*Juan Antonio Palacios Suárez. Licenciado en Contaduría de la UNAM. Maestría en Administración. Certificado por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP). Ex Pte. del Colegio de Contadores de Cancún. Socio de auditoria de la firma Crowe Horwath Gossler, Auditores y Consultores. juan.palacios@crowehorwath.com.mx www.gossler.com.mx


scroll to top