Desarrollo Humano

Published on February 11th, 2018 | by Gabriela Loria Moguel

¿Cómo lograr una conciencia de Prosperidad?

La pobreza es un estado del espíritu y la falta de dinero es una situación temporal, a menos que ya se haya hecho una rutina y como consecuencia, una forma de vida.

En los últimos días hemos estado escuchando palabras como: “recesión, declive, desaceleración, caídas, falta de crecimiento, fluctuaciones”, etc., palabras que muchas veces activan temores y nos llevan al descontrol; en estas épocas existen dos caminos: unirse a la “crisis del miedo” y hacerla mayor o, buscar alternativas. Una alternativa sería seguir leyendo este artículo.

Conciencia de prosperidad vs. conciencia de pobreza. La pobreza es un estado del espíritu y la falta de dinero es una situación temporal, a menos que ya se haya hecho una rutina y como consecuencia, una forma de vida.

Hay millones de personas que se consideran ‘condenadas’ a la carencia y al fracaso por culpa de alguna fuerza extraña que creen no poder controlar y, no se dan cuenta que son co-creadores de su propio infortunio; sin saber que las causas se encuentran en las intenciones negativas que el inconsciente adopta y traduce en su equivalente material; ya que ganar $$$ o no ganarlo está unido a nuestra estructura psicológica, familiar, socio-cultural y espiritual.

La independencia financiera, es decir, tener suficiente $$$ es el resultado de una Conciencia de Prosperidad. Primero se tiene la conciencia de riqueza y el dinero viene por añadidura. La clase de pensamientos, el tipo de creencias que regulan nuestra relación con el dinero, los preceptos religiosos y la forma en que se ha vivido la riqueza material en la familia, determinan que podamos lograr un bienestar financiero.

Conciencia, tiene que ver con poner atención y ahí habrá que revisar a qué se le pone atención, pues todo en lo cual nuestra mente se concentra se multiplica y si a eso se le agregan emociones y sentimientos más el poder de la palabra: se crea realidad; es decir, si la atención está puesta en las carencias, en las deudas, en los pagos y estos generan miedo, enojo, resentimiento, quejas, pleitos, etc., seguramente se está creando una vida de pobreza.

¿Para que sirve el $$$?, ¿para que quieres $$$?, ¿eres dueño de tu $$$ o el $$$ es dueño de ti?, ¿trabajas por $$$ o tienes $$$ trabajando para ti?, ¿tu trabajo te genera placer o es una fuente de sufrimiento? Son algunas preguntas que nos pueden dar una respuesta del tipo de relación que tenemos con el dinero.

Si quieres dinero para pagar tus deudas, solo para esto te llegará; si quieres dinero para pagar tus compromisos, solo para esto te llegará; si quieres dinero para emergencias, seguramente llegarán las emergencias; si guardas dinero para enfermedades, posiblemente te enfermes. La realidad se crea, ahora lo sabemos y la física cuántica nos da las respuestas.

El dinero es un valor, es una parte de nuestra espiritualidad (aunque hay quién separa lo material de lo espiritual) el $$ es un medio para llegar a otros fines; representa el fruto del trabajo, nos lleva a acceder al bienestar, a la salud, al crecimiento, a la comodidad, etc., aunque también al $$$ se le relaciona con antivalores. Nuestro Universo es abundante, basta con ver la naturaleza que nos rodea, ver lo que hay en el estado de Quintana Roo para darnos cuenta de lo que sí hay.

Un punto importante: la riqueza tiene que ser compartida, la riqueza mal distribuida genera resentimiento, envidia, rabia y trae consigo fenómenos como delincuencia entre otros; de ahí la importancia de pasar de una riqueza tecnócrata a una riqueza humanista, un ejemplo de esto es el Premio Nobel de la Paz 2006 entregado al economista Mohamed Yunus y al Grameen Bank (que significa banco rural), por sus esfuerzos para lograr una economía justa.

Para mejorar la relación con el dinero, como muchas cosas en la vida hay que ejercitarse: cambiar los paradigmas, cambiar las creencias, cambiar la forma de hablar (tener en cuenta el poder de la palabra), cambiar a pensamientos positivos, visualizar lo que se quiere lograr, poner atención en lo que sí hay, alegrarse del éxito de los demás, agradecer, liberarse de un destino familiar de falta de florecimiento, pedir, legitimizar el placer, cerrar experiencias anteriores (trabajos anteriores, negocios que no florecieron), conectar los talentos personales con la actividad profesional, compartir la riqueza, resonar en prosperidad y abundancia, cumplir con las 4 leyes de la riqueza:

1. Ganar. 2. Gastar. 3. Invertir 4. Ahorrar y hacer a Dios socio en las empresas. Estas son herramientas que ayudan “a poder hacer todo lo que se quiere y dejar de hacer lo que no se quiere”.


About the Author

*Gabriela Loría Moguel. Psicoterapeuta Gestalt. Terapeuta familiar sistémica y de pareja. Especialidad en adicciones, codependencia y adolescencia. Master en PNL. Consteladora certificada por el Instituto Hellinger Landshut de Alemania. Directora del Centro de Estudios y Terapia Humanista Saaskun, S.C. saaskun07@hotmail.com www.saaskun.com



Back to Top ↑