Desarrollo Humano

Published on August 1st, 2007 | by Miren L. de Izaurieta

0

Anorexia Nerviosa y Bulimia: Pueden Llevar a la Muerte

Las dimensiones epidémicas de los trastornos están asociadas a la cultura de la delgadez diseminada por los medios de comunicación que emplean modelos anoréxicos para trasmitir el mensaje de éxito, felicidad y belleza.

Aunque hay datos desde el medioevo de “enfermedades misteriosas que se caracterizan por una gran pérdida de peso, y eran causadas por una feroz –y autoimpuesta- dieta de hambre” es, hasta fechas recientes, que ha llegado a tomar características de epidemia. Tanto la Anorexia como la Bulimia se presentan en la adolescencia y temprana edad adulta, los inicios se reportan desde los 10-12 años hasta los 25-29. El 90% de los casos son mujeres aunque el número de hombres que presenta estos trastornos va en aumento. Éstos son multicausales en los que influyen aspectos biológicos, psicológicos, sociales y culturales.

Las dimensiones epidémicas de los trastornos están asociadas a la cultura de la delgadez diseminada por los medios de comunicación que emplean modelos anoréxicos para trasmitir el mensaje de éxito, felicidad, belleza… y a la industria que gira alrededor de los productos “light” y reductores de peso; así como la moda que diseña tallas para anoréxicas. (Una ex anoréxica me comentó que inició su proceso cuando le regalaron unos “jeans” talla grande en los que no cabía. La nutrióloga le comentó que sólo tenía dos kilos más de sobrepeso).

La Anorexia es un desorden alimenticio y psicológico que va más allá del control del peso. El enfermo inicia el régimen alimenticio para perder peso y continúa más allá de lo necesario ya que lo convierte en un símbolo de poder y control sobre su propio cuerpo hasta llegar al extremo de la inanición. La obsesión es similar a la adicción a cualquier tipo de droga.

La enferma/o presenta una distorsión en su imagen corporal viéndose gorda aunque esté en los huesos. Es un halago que le digan que está flaca. Aunque tenga hambre no se deja llevar por ella y, para mitigarla y evitar engordar, consume mucha agua, utiliza laxantes, vomita, y hace ejercicio exagerado.

A nivel psicológico se siente inadecuada, insegura, con baja autoestima. Con frecuencia tienen familias extremadamente unidas y/o muy exigentes en todos aspectos. Las complicaciones físicas debidas a la inanición vuelven al organismo mucho más vulnerable a infecciones, problemas gastrointestinales, hipotermia (sienten frío). Se pierde la menstruación, se cae el pelo, la piel se deshidrata y pierde el color. En el anoréxico el deseo sexual desaparece o se vuelve impotente.

A nivel psicológico aparecen síntomas de depresión, cambios de carácter, distorsión de la imagen corporal y negación de la existencia de un problema. El tratamiento es multidisciplinario y cubre cuando menos dos aspectos, uno nutricional, para ayudar a la recuperación del peso y otro psicológico y/o psiquiátrico.

La Bulimia se caracteriza por episodios secretos de grandes atracones de comida de alto contenido calórico, seguido por inducción del vómito, abuso de laxantes o diuréticos y un exceso de ejercicio. Son personas muy preocupadas por el peso corporal pero con características impulsivas que las llevan a comer sin control, con la sensación de que no pueden detenerse, llegando, en casos extremos, a “reventar” de comida. Para la persona bulímica la comida es una adicción placentera y autodestructiva. En un 70% de los casos se acompaña de anorexia o bulimarexia y en un 30% se manifiesta como bulimia pura. En la bulimarexia hay un rechazo a los alimentos intercalado por atracones esporádicos para mitigar la sensación de hambre.

La bulimia se considera una enfermedad invisible ya que puede pasar muchos años sin que los familiares o amigos del enfermo la perciban. Generalmente la bulímica/o no llega a los niveles de inanición de la anoréxica/o pero el índice de mortalidad es más alto ya que produce deshidratación, desequilibrio electrolítico, daños en la garganta y el esófago debido a las nauseas, las que siendo autoinducidas al inicio de la enfermedad, llegan a volverse crónicas. Trastornos estomacales y gastrointestinales y en muchos casos el suicidio.

La bulímica/o también tiene una baja autoestima, tiende a retraerse de la gente para que no se de cuenta de los atracones y va aislándose de los demás. Para la bulímica/o el comer ha dejado de ser placentero para convertirse en una actividad descontrolada y culpabilizadora. El tratamiento es multidisciplinario pues el objetivo se enfoca en las necesidades físicas y psicológicas del paciente. La meta es que se acepte a sí mismo y lleve una vida equilibrada emocional y físicamente.


About the Author



Comments are closed.

Back to Top ↑