Cultura Empresarial

Published on November 30th, 2017 | by Revista Gente

Al infinito y más allá…La historia de Elon Musk

Elon Musk es un físico y emprendedor sudafricano, más conocido por ser el cofundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors. Actualmente es el director ejecutivo y CTO de SpaceX, director ejecutivo de Tesla Motors y Presidente de SolarCity.

Quizá quedar en número 38 de una competencia de 100 no sea tan alentador, en una maratón, o alguna competencia deportiva, pero ser el número 38 en la lista de personas más poderosas del mundo según Forbes, ya dice algo muy importante, y todavía más si el año pasado habías quedado en el lugar 52. Los datos no solo nos arrojan su lugar en el ranking de gente más rica del mundo (#15 gente más rica en tecnología) sino sus títulos como fundador y CEO en materia de exploración espacial y tecnología de punta. Como si a un niño aficionado a los comics de ciencia ficción le hubieras dotado de un talento inmenso por crear negocios mega productivos. Y eso no está muy lejos de la realidad, pues a sus 44 años tiene una fortuna valuada en 12.4 billones de dólares, ¿haciendo qué? Lanzando cohetes a Marte, creando fuentes de energía renovable, diseñando tecnología que facilite la forma en que compramos literalmente todo y motores para autos de lujo.

Nacido en Sudáfrica en 1971 hijo de un ingeniero y una modelo, a sus 12 años ya había diseñado su primer videojuego Blastar, y lo vendió por un equivalente a 500 dólares. No siempre tuvo el apoyo de sus padres pues a los 17 años se fue de casa sin su aprobación pues no quería hacer el servicio militar; su filosofía de vida le dictaba que el servicio militar era un sinsentido que dividía a su país y buscaba el beneficio de un grupo de manera homicida.

Sin más, se fue a vivir con su madre a Canadá mientras estaba ella estaba en proceso de divorcio, acudió a la universidad en Pensilvania donde recibió su título en física y aprendió todo sobre los ultracondensadores electrolíticos destinados a vehículos eléctricos. La idea le pareció fascinante entre otros temas que también le apasionaban, los cuales resumió en tres tópicos importantes para él, “Internet, energía renovable y el espacio”.

Para 1999 su primer punto había despegado cuando fundó x.com, mejor conocido ahora como PayPal, el sistema de pago por internet más importante del mundo, para luego, tras varios intentos de sabotaje por parte de eBay y VISA, venderla por 1500 millones de dólares en acciones al mismo eBay, quien le generó otros 150 millones de dólares por la acciones que ya tenía en esa empresa.

También para 1999, Elon Musk junto con su hermano Kimbal y su amigo Greg Curry fundaron Zip2, que gestionaba de manera integral sitios web de medios de comunicación, empresa que se vendió como pan caliente entre los medios más influyentes como el New York Times, Hearst Corporation, Times Mirror, Knight-Ridder y Pulitzer Publishing.

Musk decidió vender Zip2 a Compaq Computers en 300 millones de dólares.

Su tercer empresa fue una de las más retadoras para él, su visión era mandar cohetes a Marte así que fundó Space Exploration Technologies o su nombre común, SpaceX. Donde cada misión le costaba de 50 y a 60 millones de dólares. Negocio que le generó tan solo 6 años de su apertura un contrato por 1600 millones de dólares

Entre sus muchas empresas, una de la más poderosa es Tesla Motors, que se dedica actualmente a crear motores y tecnología para hacer autos eléctricos, con sus altas (como los modelos de coches que van de 0 a 300 km/h en 4 segundos) y sus bajas (cuando los cálculos le fallaron y gastaron 140 millones de dólares en vez de 25 millones como habían previsto) la empresa se ha posicionado como una de las más influyentes en tecnología automotriz de punta, reportándole ganancias de 78 millones de dólares en 2012.

Entonces ¿qué mensaje nos deja este Tony Stark (Iron Man) de la vida real? En su filosofía rigurosa no enseña que la disciplina aunada a una visión que lleve a un bien mayor para todos, atrae excelentes resultados. Quizá a muchos nos falte esa chispa que a Elon lo mueve todos los días, la innovación de nosotros mismos para innovar en nuestras empresas, la inteligencia de ver los errores y corregirlos y aceptar y solicitar la retroalimentación constante, positiva o negativa, ambas dan una perspectiva que mejorará lo que se hace. Para Elon Musk siempre el pensamiento debe enfocarse en establecer que algo es posible y entonces la probabilidad ocurrirá.


About the Author



Back to Top ↑